lunes, 17 de noviembre de 2008

Importantísima victoria del Sevilla FC, en Madrid. Consigue igualar a puntos con el Real Madrid y Valencia. Exquisitos goles de LuisFa y Ton de Mul

Los comentaristas habituales madrileñistas o verderones, insistían en lo difícil que era el campo del Getafe, se las prometían muy felices en que ivamos a pinchar, seguro, mas con las bajas por lesión de hasta 9 jugadores.
Ya son 9 partidos seguidos con nueve bajas, jugando domingo y miercoles, y bajas importantes, que hacen que el equipo se resienta en su juego.
Señalamos las bajas actuales, ya superados Kanouté y Luis Fabiano.
Javi Navarro, Koné (los de larguísima duración), Escudé, Drago (va camino del mes y medio), Duscher, Adriano, Capel (mes y medio, con un ratito jugado frente al Recre), Chevantón (mes y medio) y Acosta (tres semanas, camino de cuatro).
Sin Capel, ni Adriano el ala izquierda quedaba quedaba huerfana, aunque desde esa banda dió el primer pase perfecto, Romaric a Luis Fabiano. Porque Manolo Jiménez se ha visto obligado a ocupar la banda izquierda, con Romaric. Como tantos otras adaptaciones que ha tenido que realizar en 9 partidos con 9 bajas.
Y habría que señalar aki a algunos periodistas y comentaristas locales, que tengan mas respeto con los lesionados, no vuelva a ocurrir como el desauciado por la prensa deportiva Makukula, que participó en las finales de UEFA y las ganamos, con su ayuda, y después fué llamado a su selección y con su gol, la clasificó para la Eurocopa.
Para mi los lesionados son todos los que están inscritos para esta temporada, y por supuesto el añorado primer capitán, Javi Navarro, que ya salió de una rodilla con mucha dificultad y ganó 5 trofeos, y ahora saldrá de la otra rodilla para ganar otros 5 , o más.


La defensa infranqueable, así que ya hemos ganado mcho con respecto a la temporada anterior, en este mismo estadio del Geta.
Algún error infantil de Mosquera, propio de la misma seguridad que sentían atras.
Nos costó un penalti que atajó, Palop, como portero menos goleado de la liga española. Pero pronto Romaric daría un pase ganial, a Luisfa que con elegancia máxima definió en el primer gol.
No puedo olvidar que Romaric, casi me golpea con un balón que lanzó de corner, y casi entra en portería, olimpico, del efecto que llevaba. Fué con la Ponferradina.



Hoy en día, cada partido requiere su juego, y a veces no es precisamente jugar bién, o previsible. Mas con equipos que solo van a cortar las vias de pase y provocar errores que aprovechar.
A la vaca sagrada por la prensa, como es el FC Barcelona, le ha costado un quinario, abrir la lata del recre, y ha tenido que ser de estrategia ensallada.


En esta ocasión el Sevilla ha realizado un juego directo, sin mucho toque , especialmente en medio campo, ya que sin Duscher, y sin Adriano o Capel, ese toque tedría difícil salida. Se ha aprovechado los referente delanteros, 4, y confiado en ellos, como así ha resultado.

Si la defensa, ha sido un muro, Palop, era el que al final mandaba en ella como capitán, y además dando pases largos con sus manos, que daban juego.
Bellísimo gol de Ton de Mul, que se cuece el solito, robando un balón desde campo propio, y define perfectamente ante el Pato.
Se estrenó en la liga española. Y todos contentísimos.
Se jugó y se ganó, sin lesionados, que ya es un punto. Porque...
Ahora como muchos dicen hay que jugar mejor, pues vienen Valencia, Villarreal, Madrid y Barcelona. Y yo digo: ¡¡¡QUE GANE EL SEVILLA!!!. Que intenten ellos jugar muy bien, porque nosotros vamos a ganarles los tres puntos en juego. Y si son tan buenos, que ellos intenten jugar muy muy bien, para ganarnos. ¡veremos que hacen esos equipo, aparte de temernos!
Igualados a puntos con el tercero y a dos del segundo clasificado. ¡¡¡EN PUNTOS CHAMPIONS!!!
Que vengan a nuestro estadio, esos que llaman los grandes.


El actual campeón de liga, el Real Madrid, uno de los dos pollos de esta liga según la 1tve, que sigue jugando igual que el año pasado, sufrió una inoportuna derrota frente al Valladolid. Y el chivo espiatorio es el técnico Schuster, que según confiesa en rueda de prensa, ni sabe ni entiende nada, y ademas se encuentra muy solo frente a los ataques de la prensa y los malos arbitrajes. ¿?
No digo que no tenga culpa el déspota (desde que está en el Madrid) de Schuster. ¿Pero Calderón y el Director técnico no? ...por favor!
Yo creo que en el Madrid mandan muchas gentes, y algunos desde los periódicos.
Y al vestuario hay que echarle de comer aparte, porque algunos futbolistas mandan mas que el propio entrenador o el mismísimo presidente.
Este domingo en la Rosaleda las peñas malaguistas sacaron 10.000 globos negros por el robo que le hicieron, el domingo pasado, en el Santiago Bernabeu. Real Madrid 4- Malaga 3.
Iturralde González pitó un penalti más que dudoso sobre Higuaín.
No es nuevo esto.
¡ Y el R Madrid se queja de los arbitros!.

2 comentarios:

ser sevillista es... dijo...

La palabra Narcisismo, en el lenguaje coloquial, designa un fuerte autoenamoramiento, o también vanidad, y tiene en el ámbito psicológico más significados. La palabra procede del antiguo mito griego sobre el joven Narciso, de especial hermosura, que se enamoró insaciablemente de su propia imagen reflejada en el agua.

Desde el punto de vista psicológico básicamente puede distinguirse un significado psicogenético o psicoevolutivo, y el narcisismo patológico, diagnóstico de uso habitual en psiquiatría y de connotaciones negativas. Este último designa una rasgo de la personalidad, caracterizado por una baja autoestima acompañada de una exagerada sobrevaloración de la propia importancia y de un gran deseo de ser admirado por los demás. En la DSM-IV, (clasificación internacional de trastornos psiquiátricos) existe un subapartado dentro de los trastornos de personalidad denominado Trastorno Narcisista de la Personalidad, (NPD), entendiéndose tal como una disfunción grave de personalidad.

NARCISISMO PATOLÓGICO:

Resulta desconcertante para muchos el hecho de que el narcisista suele exhibir una aparente autoestima formidable, y socialmente aparece como una persona muy segura, sabedora de lo que quiere y completamente resuelta. En realidad con ello el narcisista está camuflando su vacío interno y su carencia real de autoestima.

Los narcisistas necesitan mirarse continuamente en el espejo de los demás para saber quiénes son, y al descubrir una pésima imagen de ellos mismos se ven en la necesidad de ocultarla y esconderla. Desarrollan entonces en compensación una imagen artificialmente sobrevalorada hasta lo patológico. Las personas inteligentes, sanas, que se percatan de la artimaña, o que son simplemente más valiosas o agraciadas se convierten entonces para el narcisista en una amenaza para esa imagen artificial con la que el narcisista sustenta su autoestima, por lo que su comportamiento con ellos es manipulativo, y cuando la manipulación no surte efecto, perseguidor.

Los sujetos narcisistas poseen una autoestima muy vulnerable, siendo por esto muy sensibles al "ultraje" de la crítica o la frustración. En relación con esto, las críticas pueden llegar a obsesionarles y hacer que se sientan hundidos y vacíos. Otro síntoma es el deterioro de sus relaciones sociales como consecuencia de su pretenciosidad y necesidad constante de admiración.

En el ámbito social los narcisistas naufragan. Las demás personas sólo cuentan para ellos como posible fuente de gratificación, devolviéndoles la imagen de sí mismos cuya carencia les atormenta y que anhelan insaciablemente. Por ello suelen elegir profesiones que les proporcionen notoriedad social, reconocimiento o incluso fama.

RASGOS DE LA PERSONALIDAD NARCISISTA:

La personalidad narcisista se caracteriza por un patrón grandioso de vida. Éste se expresa en fantasías o modos de conducta que incapacitan al individuo para ver al otro. Su visión de las cosas es el patrón al cual el mundo debe someterse. Para los narcisistas el mundo se guía y debe obedecer a sus propios puntos de vista, los cuales considera irrebatibles, infalibles, auto-generados. Las cosas más obvias y corrientes, si se le ocurren a él o ella, deben ser vistas con admiración y se emborracha en la expresión de las mismas. Hay en el narcisista una inagotable sed de admiración y adulación. Esta necesidad lo incapacita para poder reflexionar tranquilamente y valorar serenamente la realidad. Vive más preocupado por su actuación, en cuanto al efecto teatral y reconocimiento externo de sus acciones, que por la eficacia real y utilidad de las mismas. En resumen, las personas narcisistas, aún cuando pueden poseer una aguda inteligencia, ésta se halla obnubilada por esa visión grandiosa de sí mismo y por su hambre de reconocimiento. Llama la atención, entonces, cómo muchas personas pudiendo ser exitosas, productivas y creativas, someten su vida a aduladoras mediocridades. Cuando los narcisistas ejercen posiciones de poder, se rodean de personas, que por su propia condición, son inferiores a él o ella, y de otros, que le harán la corte sólo en función de un interés mezquino. Ellas, drogadas por su discurso auto-dirigido, no son capaces de reflexionar y escuchar lo que el mundo externo les grita.

El recurso de la mitología nos brinda la imagen para la comprensión de la conducta y el mito de Narciso es concluyente en la terrible frase del oráculo: "El niño tendrá larga vida si nunca se observa a sí mismo". Así en la no reflexión es donde puede sobrevivir este personaje. Sin embargo, Narciso, en castigo a su ser desalmado, es transformado en una planta que da unas flores muy bellas, pero de olor nauseabundo, y estéril de fruto y nos dice el mito que en este tipo de personas hay, a pesar de su apariencia, algo que huele muy mal.

CRITERIOS DIAGNÓSTICOS DEL TRASTORNO NARCISISTA DE LA PERSONALIDAD:

El TNP se caracteriza por un patrón generalizado de grandiosidad (en la fantasía o en el comportamiento), necesidad de admiración y carencia de empatía, con un comienzo en los años tempranos de la edad adulta y presente en una variedad de contextos, indicado por alguno de los siguientes aspectos:


-Tiene un sentido grandioso de su propia importancia.
-Le absorben fantasías de éxito ilimitado, poder, brillantez, belleza, o amor ideal.
-Se considera especial y único, y sólo puede ser comprendido, y sólo debería asociarse con otras personas especiales o de alto estatus personal o institucional.
-Requiere excesiva admiración (Es un síntoma que denota una baja autoestima y una gran preocupación por hacer bien el trabajo y por cómo son vistos por los demás).
-Tiene un gran sentido de sus propios derechos. Piensa que se le debe todo y que el resto del mundo actúa contra él y sus intereses. Tiene un sentido de "categoría" con irrazonables expectativas de un trato especialmente favorable o de una aceptación automática de sus deseos.
-En sus relaciones interpersonales es explotador. Se aprovecha de los demás para conseguir sus propios fines (espera que se le dé todo lo que desea, sin importar lo que ello suponga para los demás, y no puede asumir que los demás no estén totalmente interesados en su bienestar).
-Carece de empatía y es reacio a reconocer o identificar las necesidades y sentimientos de los demás.
-Envidia a los demás al mismo tiempo que cree que los demás le tienen envidia (puede llegar a devaluar a personas que hayan recibido una felicitación al pensar que él es más merecedor de la misma).
-Muestra actitudes y comportamientos arrogantes y altivos o prepotentes.


Wyatt y Hare, en 1997 establecen:

"Clínicamente hablando, cualquier persona socialmente disfuncional que se siente autorizada a usar su poder para controlar a otras personas por las que se siente amenazada, o que vive una fantasía pretenciosa, en lugar de en la realidad, y que se ve a sí misma consistentemente como superior a sus compañeros y anhela ser reconocido como tal, reúne los requisitos del denominado trastorno narcisista de la personalidad".

balonreondo.- Fran y ... dijo...

Ser madridista es ...lo explicas muy bien, haciendo ese corta-pega. Especialmente en la patología del ¡"flusss!". Globos madridistas que se inchan.
. Te habrás quedado satisfecho. parece que te cuesta espresarte, discurrir, te escondes demasiado. ¡Que temes!
O aprendes de memoria los "creativos argumentos de Roberto Gomez" :)))

Ser sevillista es poder sentirse orgulloso de un gradísimo club, reconocido por todos, menos por los acomplejados-envidiosos, y pon los trastornos que desees, entre ellos el narcisimo.